sábado, 10 de noviembre de 2012

Invierno

Intenté de todo para olvidarte.  Todo tipo de distracciones momentáneas que no fueron más que un rocío de esperanza; que cayó en una barcaza de melancolía navegando por las aguas del dolor. Se esfumaron al instante y se convirtieron en peligrosas lanzas del hielo de tu indiferencia. Y luego me preguntaste ¿por qué vives en invierno? Por toda respuesta recibiste una carcajada. Una risa amarga e irónica salida como un escape desde los más profundos interiores de mi alma; que ni siquiera alcanzó a iluminar mis ojos.Y luego te fuiste. Te fuiste otra vez, sin siquiera esperar mi respuesta. Igual que la última vez.

  ¡Si supieras, inocente criatura, el daño que me hiciste!


No hay comentarios:

Publicar un comentario